Las 3 cosas de las que los fotógrafos deberíamos dejar de quejarnos